Plaza Yungay


El 5 de abril del año 1839 y para regularizar una situación de hecho ya existente, se oficializó la creación del Barrio Yungay por medio de un decreto del presidente Joaquín Prieto. El nombre era un homenaje al triunfo chileno en la batalla de Yungay que recientemente había puesto fin a la guerra en el norte. Ya circulaban en la época varios planos de parcelación y se comercializaban las parcelas que la familia Portales, dueña de gran parte de las chacras de la zona, estaba urbanizando.


Una de las primeras acciones en el nuevo barrio fue el trazado de una plaza, que en un principio fue sólo un espacio abierto en que había una plantación de eucaliptus. Fue llamada Plaza Portales.


Años después, el bosquecillo dejó paso a una plaza propiamente dicha que fue embellecida y bautizada como Plaza Yungay. En 1880 se instaló en ella la estatua del "Roto Chileno" que aún la preside. La escultura de Virginio Arias, denominada por el autor como Al defensor de la Patria, había ganado en 1882 una mención honorífica en el Salón de París. La plaza adquirió gran popularidad al comenzar a celebrarse en ella el día 20 de enero de cada año el festejo conmemorativo de la Batalla de Yungay, y que daría origen la celebración popular del Día del Roto Chileno, con gran participación del pueblo durante varios días de fiesta.


La Plaza Yungay hoy es el centro de un barrio que mantiene, como pocos en la urbe, el carácter cercano y amable de los barrios de antaño, reuniendo e integrando a sus vecinos nuevos con los antiguos, a los extranjeros con los nacionales, a los adultos y los niños en un modo de vida que pasa por la defensa del patrimonio cultural.